Por María Lucila Agüero

Cuando hablamos de iniciar nuestro propio emprendimiento, sea cual sea, se debe hacer un trabajo previo de introspección y de proyección cuyo parámetro fundamental es la medida de los sueños.

No es cuestión de ciencia ni de esoterismo, sino de creer en uno mismo y en la intuición de que todo lo que se haga con el corazón y con constancia, resulta siempre en éxitos.

Así lo vivió Victoria Lopez Rios (30), una joven empresaria del rubro Marroquinería que hoy lleva adelante su propia marca Ana Gray (www.anagray.Com). A Los 20 años, aún cursando la carrera de Diseño de Indumentaria en la UBA, Victoria trabajaba como empleada en un local de venta de ropa en Palermo. Con una fuerte capacidad de observación, le advirtió a su empleador que la competencia además de ropa tenía a la venta accesorios de cuero y que allí había un nicho de mercado del que ella podría encargarse. Así, con una inversión inicial de $200 (si, doscientos pesos), fue que inició su propia línea de accesorios de cuero que además tenían el plus de estar intervenidos de forma artística por Victoria.

Una vez recibida y ya con la experiencia de saber leer las señales del mercado local, Victoria fue contratada para reflotar una empresa de carteras de cuero italianas. Tardó sólo ocho meses en darse cuenta de que además del “Know How” del negocio, tenía en sus manos la oportunidad de llevar a cabo su propia marca, su propio sueño.

 

Así nació Ana Gray. Una marca de carteras y accesorios de cuero dedicada a la mujer profesional argentina. Este detalle no es menor para Victoria. La mujer argentina es práctica, resolutiva y expeditiva y en ese contexto se diseña cada uno de los productos de Ana Gray. Detalles como un clunch de viaje en el que caben las boarding passes de toda la familia, una correa para la cartera a la altura de la cintura, un porta expedientes.

¿Cómo consigue Victoria esos detalles distintivos? Reuniéndose periódicamente con sus potenciales clientes, hablando con amigas, observando a diario la ciudad que la rodea. Del mismo modo, formándose adecuadamente en aquellos áreas que ella siente como una debilidad en su formación académica.

¿Qué distingue a Ana Gray de otras marcas?

En palabras de Victoria: “la calidad, los precios, los medios de pago y el diseño a medida del mercado local”.

¿Qué ventajas ofrecen Las nuevas tecnologías para este tipo de emprendimientos?

Las mejores. Victoria nos explica que a través de Instagram, Facebook y de la propia página web Ana Gray da a conocer los días de showroom, los nuevos lanzamientos y las formas de pago. Son herramientas fundamentales a la hora de planificar el posicionamiento estratégico de la marca.

¿Quiénes apoyan a Victoria en este sueño?

Nada más ni nada menos que su circulo mas íntimo; sus padres, en las cuestiones administrativas y de logística, y su Marido, a quién ella le asignó el rol de asesor.

 

Ana Gray es hoy una marca nacional que apuesta al crecimiento, que intenta abrirse paso en un momento de constantes vaivenes y de una demanda cada vez más exigente.

Victoria Lopez Rios es una emprendedora – empresaria joven y argentina que un día se animó a vivir su sueño.

Contacto: Facebook / Twitter / Instagram