El futuro ya llegó y se llama coworking. Esta nueva manera de trabajar viene a traer beneficios y soluciones para todos, en especial para los que recién comienzan.

 

Por Marina Vincenti

El coworking se define como una nueva modalidad para trabajar donde los profesionales independientes y emprendedores comparten un espacio en común con otros trabajadores de diferentes áreas. Esta tendencia nacida en Estados Unidos, viene a romper el paradigma de la oficina privada para pasar a un entorno más ameno y cooperativo.

Córdoba es una de las tantas provincias que ya ha adoptado esta modalidad, en esta ocasión les acercamos dos casos: Brooklyn Coworking e Incutex Coworking.

Un año atrás nació la idea de este espacio y cuando el calendario marcó el primero de febrero de este año, Brooklyn Coworking abrió sus puertas. En tan solo ocho meses en estos 220 m2 lograron un 90% de ocupación con 55 puestos de trabajo. Aquí conviven diseñadores gráficos, desarrolladores de software y apps, diseñadores de videojuegos y robots, entre otros rubros, que trabajan para nuestro país y en muchas ocasiones para Alemania y Francia.

Diego Moreno, uno de los tres socios de este espacio nos comenta que lo que los diferencia es la sinergia entre las personas que comparten este lugar: “es la necesidad de las personas de socializar” la clave de que Brooklyn funcione bien y que “el valor agregado lo ponen las personas”.

Oficinas privadas, puestos comunes, sala de ocio, sala para reuniones y un comedor componen este espacio ubicado estratégicamente en Nueva Córdoba.

Lucas tiene dos empresas, TP 3D que comercializa impresoras 3D y Faro Agencia encargada de desarrollar productos para la web, junto con muchos otros emprendedores integra Brooklyn desde sus comienzos. Anteriormente trabajaba en una oficina privada en el centro cordobés pero desde que se mudó nota el aumento de  productividad y ánimo, como así también un crecimiento en la cantidad de socios y compañeros para poder desarrollar su trabajo. Para Lucas, Brooklyn tiene dos grandes ventajas: la diversidad de rubros y la calidez de personas.

PH: Fernando Navarro B

Incutex Coworking es otro ejemplo de esta modalidad de trabajo. Nació 2012 como  necesidad de Incutex Company Builders de “contar con un espacio para que nuestros  emprendedores tengan un lugar donde desarrollar sus startups” según nos comenta Gabriel Goiriz manager del espacio.

En un principio buscaban ser un espacio de conexión en Córdoba para sus emprendedores. Hoy en día esta visión está cambiando “hacia la de comunidad como elemento preponderante”.

En este espacio ubicado en el centro de la ciudad podemos encontrar todos los servicios necesarios que van desde excelente conexión a internet, soporte IT, sala de reuniones, cocina y sala de chill out. Goiriz añade además que lo que diferencia a Incutex es el hecho de ser el espacio de la Company Builder, como principal actor del “ecosistema cordobés” haciendo que el flujo de emprendedores​ ​y​ ​conexiones​ ​posibles​ ​es​ ​único.

Pocas cuadras separan a estos dos grandes espacios, donde las diferencias están dadas ya sea en los diferentes servicios brindados o quienes los integran. Pero si hay algo que los une como denominador común es la sinergia y la calidez humana que habita en estos lugares.  Como emprendedores que son, supieron notar que la vieja modalidad de trabajo en oficina es obsoleta y supieron incursionar con éxito en esta nueva forma de trabajar en comunidad. En palabras de Gabriel Goiriz: “El​ ​coworking​ ​es​ ​colaboración,​ ​conexión,​ ​compartir”, lo cual está demostrado que solamente ayuda a mejorar la capacidad productiva.

Sin dudas algunas, el coworking vino para quedarse.